miércoles, 17 de septiembre de 2008

LUCIANNA ARGENTINO

Ella sabía del silencio que llegaría después
por esto le pedía que “bajara la voz”
pensaba que si las palabras se volvieran
parecidas al silencio su ausencia hubiera sido
más leve, como un bisbiseo detrás de una puerta cerrada
o el moverse de alguien oído en la habitación de al lado.

“Cambia de tono” le decía él que no entendía,
y confundido iba más despacio, buscaba un amparo
de ese verano repentino, del asalto de lo inesperado.
Pero fue en esa luz desteñida donde empezó a sentir
que las cosas a veces implotan, sin implorar nada más,
y vuelven en sí mismas estando afines al silencio.
Así cedió y bajó la voz tanto que se calló.
..................................................................
Lucianna Argentino nació en Roma. Desde los años noventa su amor por la poesía - vivida como camino humano, espiritual y como lingüístico - la hizo dedicarse activamente a ella organizando reseñas, lecturas públicas, presentaciones de libros y contribuyendo en varias revistas del sector. Colabora con la revista “Qui - appunti dal presente”. Está presente en varios blogs de poesía, como “lapoesiaelospirito”, “Imperfetta Ellisse”, “liberinversi”, “oboesommerso” y en la redacción del blog “Viadellebelledonne”. Es coautora con Vincenzo Morra del libro “Alessio Niceforo, el poeta de la bondad” (Viemme Editore, 1990). Ha publicado los siguientes libros de poesía: “Los frenos del tiempo” (ed. Totem, 1991); “Biografía a margen” (Fermenti Editrice, 1994) prefación de Dario Bellezza y dibujos de Francesco Paolo Delle Noci; “Mutamento” (Fermenti Editrice, coleción “Il tempo ansante” dirigida por Plinio Perilli, 1999), prefación de Mariella Bettarini; “Hacia Penuel” (Edizioni dell’Oleandro, 2003), prefación de Dante Maffia (Premio Mujer Poesía 2006); “Diario inverso” (Manni Editori, 2006), prefación de Marco Guzzi.

1 comentario:

roberto matarazzo dijo...

lucianna è Poeta di grande umanità e intelligenza sensibile: bello leggerla in lingua altra oltre il suo (perfetto) italiano, con vera stima
roberto matarazzo